Chile en la Ocde: país con baja carga tributaria y el que más recauda por IVA | Servicios tributarios

11.11.2019

 

Según el informe de "Tax revenue trends" de 2018, publicado por la Ocde, aparecemos como el país con la segunda carga tributaria más baja, con datos al 2017 en comparación al PIB. A la vez, Chile figura como el país que más recauda a través de impuestos a bienes y servicios (ver gráfico).

 

Es lo que muchos especialistas han calificado de política fiscal "regresiva", puesto que afectaría en mayor proporción a los contribuyentes con menores ingresos.

 

Se plantea que el IVA afecta en mayor medida a los sectores menos acomodados, porque son éstos los que deben gastar un mayor porcentaje de sus ingresos en bienes de primera necesidad, los cuales en su gran mayoría están afectos a IVA.

 

Por otro lado, los sectores de mayores ingresos tienen la opción de ahorrar, invertir, o usar parte importante de sus ingresos en servicios exentos de IVA.

 

"Existe en nuestro país una diferencia en materia de recaudación respecto de los impuestos directos y los indirectos", argumenta Pilar Cabello, directora del área Auditoria de Cabello & Compañía Abogados Tributarios.

 

Los impuestos directos son aquellos donde se identifica a una persona específica, como el impuesto a la renta, donde el que paga es quien genera la ganancia. Con los impuestos indirectos es más difícil saber quién lo asumirá y en algunos casos lo asume un consumidor final.

 

"Por lo tanto, si en Chile se recauda más por IVA, que es un impuesto indirecto, son todos los chilenos los que asumen este costo de vida, a través del pago al consumo a bienes en general, donde existen algunas pocas excepciones", explica la contadora.

 

"Esto es poco equitativo considerando que la mayor parte de la población en Chile tiene bajos recursos y gran parte del consumo son bienes de primera necesidad", agrega.

 

Políticas públicas equidad

 

El debate sobre la carga tributaria en Chile siempre estuvo marcado por la tesis de que las políticas públicas, como las tributarias y el gasto fiscal, son herramientas para entregar más equidad. Como los sectores menos acomodados gastan mayor porcentaje de sus ingresos en alimentos, por ejemplo, deberían recibir vía gasto fiscal montos mayores en diferentes tipos de beneficios. En cambio, los de mayores ingresos recibirían cerca de un tercio de su contribución en IVA.

 

Cristian Maldonado, gerente general de Fintax Consultores, señala que las políticas públicas como las tributarias y el gasto fiscal "son un complemento entre ellas que permite lograr un menor nivel de inequidad".

 

Lo anterior, debido a que cuando se habla de equidad, desde el punto de vista tributario, "se dice que el sistema debe ser equitativo porque cada contribuyente debe pagar según lo que le corresponde, por lo que está equidad tiene mucha relación con los temas de evasión (boleta electrónica), elusión (certeza tributaria), gastos tributarios (requisitos y nuevos gastos aceptados), fiscalización (atribuciones) y sanciones (defensoría contribuyentes), elementos que casi todos están incluidos en la propuesta de modernización tributaria", detalla Maldonado.

 

El especialista explica que, desde el punto de vista tributario, se identifican la equidad horizontal y vertical: "la primera apunta a quienes tienen un mismo nivel de ingresos deberían pagar una misma cantidad de impuestos y la vertical a que las personas con mayor nivel de ingresos deben pagar una mayor cantidad de impuestos, siendo esta última más lógica que la horizontal, debido a que frente a dos contribuyentes con un mismo nivel de ingresos, que pagan el mismo impuesto, no consideran ciertas distorsiones".

 

Por ejemplo, detalla Maldonado, la cantidad de hijos que puede tener cada contribuyente, si son responsables de otros familiares (sobrinos, nietos, padres, etc.), temas de salud que puedan afectar a cada uno de los integrantes de su grupo familiar "no existiendo en términos de impuestos, créditos importantes que corrijan dichas diferencias, siendo ahí el gasto fiscal el que viene a subsanar en parte esas diferencias, pero no necesariamente en su totalidad".

 

El proyecto de modernización tributaria establece que en la integración total se paguen impuestos en base a los retiros con integración total (y no integración parcial), "en términos de la equidad tributaria horizontal se distorsiona".

 

Ello, agrega Maldonado, porque dos contribuyentes con un mismo nivel de ingresos, pero uno con remuneraciones y el otro contribuyente con retiros y/o dividendos, tendrán un comportamiento tributario diferenciado: "El primero paga los impuestos de manera inmediata y el segundo no los paga hasta que los retire o se distribuyan, siendo finalmente las políticas públicas con estos cambios, en términos de impuesto, menos equitativas y obliga a un mayor gasto fiscal, que finalmente no logra reducir la inequidad si no que tratar de buscar cómo recaudar más".


Fuentewww.diarioconcepcion.cl